jueves, 19 de diciembre de 2013

LA PULPERÍA DE MI PUEBLO



Por: Carmen Muñoz de González

     Ni soñaban en aparecer tantos chinos como ahora.  La pulpería era el principal comercializador de alimentos en los pueblos  y  el mío no se escapaba de ello y hasta Ezequiel Zamora, líder de la Revolución Federal, ejerció este digno oficio en mi Villa de Cura querida.

     La pulpería era el centro de acopio de toda información acerca de cada acontecimiento que sucedia.  Allí fluían las mas grandes ideas y hasta eran “dóctor” en
el arreglo del país.  Tenía su encanto peculiar, cuadros que invitaban al comprador a la reflexión: “Hoy no fío, mañana sí”.  O un hombre gordo, con su tabaco de medio lado, muy señorial, acaudalado, que nunca fió, y al ladootro hombre, cabizbajo, apesadumbrado por haber vendido a crédito y perdido buena parte de su capital.

     Las muchachas de familia no iban a la pulpería, para eso estaba el muchacho del mandado y recibía hasta su ñapa de la compra que realizaba.  

     El pulpero era un señor serio, no aceptba bochinches en su negocio, solo hombres de buen palabrerío ¡Cómo recuerdo a Don Javier Mena vendiendo sus bizcochuelos, majaretes...

     Cuando comienza la modernización de los pueblos y llegan los abastos, mi querida comadre disfrutaba sentada detrás del escritorio que tenía su papá en su abasto.  Ser secretaria, ella vivía eso con tanta emoción, añoranza por serlo.  Pero estuvo frente a un escritorio como maestra.

     Llegó el supermercado, vamos al super con su variedad de anaqueles ¡Hasta charcutería y futería! Y las damas se pasean airosas conduciendo el carrito del super y los niños disfrutan escogiendo a gusto sus chucherías.  En la actualidad tenemos hasta bolsas ecológicas para el buen uso de los recursos.  Atrás quedó la bolsa de papel con asas y el anunciado Manpa, eso era una exhibición con elegancia ¡Tipo cesta!

     Mi papá contaba una anécdota qe le pasó en la pulpería: el dueño era de apellido Buznegro y por broma le decían Burro negro.  Mi papá -siendo pequeño, por supuesto- muy orondo llegó, pidió sus cambures al “Sr. Burro negro” quien, ni corto ni perezoso le elevó un coscorrón por falta de respeto.  Hasta para reprender a un niño había en las pulperías ¡Oh, Dios, no existía la Lopna!


Sitio web de la imagen:http://biencampero.blogspot.com/2012/11/la-pulperia.html 

domingo, 8 de diciembre de 2013

PATRIMONIO

   
Por Carmen Muñoz de González

         Cuando en Villa de Cura había casas grandes, espaciosas, con patios centrales adornados de flores sencillas, para nada exóticas, sino dama de la noche con su suave fragancia que invita al placer y romance en luna llena; la de papagayo, que en época de Navidad homenajeaba al Niño Jesús con sus ramilletes rojos y la enredadera de parchita, semejando bambalinas relucientes al sol y, sobre todo, sus tres ventanas imponentes al transeúnte...Allí, en la Calle Real, Principal, del Medio o Bolívar, se encontraba la casa de las señoritas Peñas Urrieta, distinguidas damas descendientes directas del Conde  de Peñas Torres.

    Ellas, estiradas -como se decía en la época- daban clases de catequesis, tocaban piano, guitarra y hasta lira.  Una era soprano.  Entre abundancia y abolengo pasaron su infancia, adolescencia, adultez y vejez...ay, niña, ¡Adulto mayor! como se dice ahora.
 
    Eran seis hermanas, entre ellas una soprano, una religiosa, una maestra y una bebedora.  Había una a la que encantaba tomar una copita, eso sí, por salud.  Alguien le recomendó una copita antes del almuerzo porque era muy flaquita y esto ayudaría en la recuperación de carnita en su cuerpo.  Pero el hábito se hizo muy fuerte y hasta su "carterita"* tenía debajo de la blusa de seda y encajes franceses.

     No habiendo encontrado el más culto y refinado pretendiente para contraer nupcias por aquello de sangre pura -como si fuesen yeguas- se les pasó el tren y llegó la ancianidad.

   Al veloz paso del tiempo nada lo detiene. Llega y listo.  Nada logran las cremas y pócimas dizque milagrosas.  Una a una fueron desapareciendo.  La última en quedar: Dolores de los Remedios.  Solo se la veía sentada en el pollo de su ventana.

    Una tarde se extrañó no verla.  Habían pasado ya varios días y un niño fizgón se asomó por una rendija de la ventana y la vió sentada cerca de ella.

    Despavorido corrió a su casa:
-¡Papá, papá, allá está la señorita Lola!
-Claro, como siempre.
-¡No! ¡Tiene telarañas y está verde!
-¿Cómo? -Interpela el padre.  Deja su consultorio y sale apresurado en dirección a la vieja casa.

  En efecto, logra empujar la vieja ventana y allí estaba ella. Hacía rato que había muerto sola y triste.  Con sus recuerdos y majaderías de abolengo.

  La casa fue comprada, derrumbada y ahora hay un buen edificio con locales comerciales llenos de gente de todo tipo, hasta de diversidad de género.  El dueño: el nieto de la empleada de la casa, la que solía entrar por el portón de campo o garage, la que sólo servía para trabajo doméstico.  Sus hijos crecieron y los hijos de sus hijos se prepararon, estudiaron y adquirieron bienes, pero no de abolengo ni de estirpe, sino del conocimiento, dela preparación académica, de la mejor herencia que un padre deja a un hijo: el estudio.  Y, como dice el refrán: Nadie sabe para donde va hasta que llega...¡Qué cosa...! ¿No?




*Carterita: Llámase en esta forma en Venezuela a la botella de licor de menor tamaño.

martes, 22 de octubre de 2013

LA RIFA



Por: Carmen Muñoz de González

     Buscar dinero fácil siempre ha sucedido y este es el relato del cochino pintado.  Hace mucho tiempo, cuando todavía la gente guardaba esa inocencia y hasta de su propia sombra uno se asustaba, vivía contenta y alegre una noble mujer que adoraba como ninguna otra cosa celebrar su cumpleaños.  Se llenaba de alegría y preparaba sus platos para el festín el cual compartiría con sus amigos y familiares.
     Una buena tarde llegó a su puerta una mozuela a ofrecerle una rifa de "un cochino pintado" y Elena, ni corta ni perezosa, se anotó en dicha rifa:
-¡Jugaré el número 18 que es la fecha de mi cumpleaños, me traerá suerte y seré la ganadora de ese cochinito el cual voy a asar en leña para el compartir!
    Pasan los días y como la palabra tiene fuerza y el pensamiento aún más, sale de número macho el 18.
    Alegre como un niño con juguete nuevo, Elena, después de oir por la radio el número ganador, manda a avisar a la encargada de la rifa que le mande su premio ya que es 15 y debe preparar su cochinito para el famoso banquete de cumpleaños y si tiene gusto que venga a compartir un bocadito con ella y cantarle su cumple.
   Pasan unos días y al llegar el 17 va muy apresurada a ver qué pasa con la rifa.
   La madre de la joven recibe a Elena y le hace entrega de un bello cuadro en el que aparece pintado un regordete cochino con manchas que le hacían parecer más bien una vaca. Con molestia y asombro grita Elena:
-¡Qué es esto! ¡Fuí engañada!
   A lo que responde la madre:
-No señora.  Ella le dijo un cochino pintado y allí lo tiene, lo que usted haya pensado no es cosa mía.
 Buenas tardes ¿Cosas de muchacha o mala interpretaciòn?


domingo, 20 de octubre de 2013

CARAMELOS DE PAPELÓN



Por: Carmen Muñoz de González

De la caña el papelón
y del papelón los caramelos,
dulce golosina venezolana
recuerdo de mis abuelos.

¡Qué preciada chuchería!
¡Qué alegres los niños tramoleaban
contentos y sin dientes
en su boca disfrutaban!
Pago de sus acciones o
regalo de Navidad de su padrino.

Nadie como Froila Salvatierra
para hacer esta delicia
que luego pasó a Rosa,
su querida ahijada.
Herencia de tradición.
Nunca perdieron el sazón.

Tres por locha,
cinco por medio,
dos por real.
-¡Dame unos, muchacho barrigón
que lombrices debes tener
por el papelón
y con purgante salen todas
de ese tamborón!

No como ahora con tanto
color y sabor artificial
que niños obesos y sin
recuerdos van por doquier
y se perdieron de saborear
algo tan puro y natural
como el caramelo de papelón
de mi Villa de Cura ancestral.

sábado, 19 de octubre de 2013

EL HOYO DE LOS PERROS



Por: Carmen Muñoz de González
Villa de Cura, estado Aragua

     Cuando me siento en las tardes en la puerta de la casa de mi suegra y veo los perros ir a tomar agua en un hueco que ya parece una tanquilita -hecho, claro, no de forma natural sino por un bote de aguas blancas que ha forzado el pavimento- viene a mi memoria el cuento del famoso Hoyo de los Perros que había en el sector de Las Mercedes. Era muy nombrado.   Un sitio destinado nada más y nada menos que para botar los perros muertos.

     ¡Imagínense! ¡Casi un cementerio perruno!

     Allá, cerca del Hoyo de los Perros vive Petra y hasta sus cuentos de terror había: que si “los oí ladrar anoche”, “me salió un aparecí'o con un perro al lado”, “venía del botiquín más arriba y vi una manada de perros atravesar el otro lado de la calle”, “venía con mi novia y un gran perro negro con los ojos de candela me atacó”.  Bueno, y así cada quien le ponía lo suyo.

     Pero ahora, a plena luz del sol, en la hora del sol de los venados, van en cerrada marcha los perros callejeros que deambulan en el pueblo a tomar agua – el vital líquido- para reponer fuerzas y seguir su camino.

     El hoyo ha cambiado de función pero sigue siendo un hoyo. No se llena sólo los lunes y jueves que no hay agua, y que me perdone San Lázaro o San Francisco, Patrón de los Animales ¡El agua no la malgastes!

     No, no, no se malgasta, ellos también tienen qué tomarla. O...¿Será pecado desperdiciarla?




Sitio web de la imagen: http://bestanimalfundraising.com/

viernes, 4 de octubre de 2013

LA VENTANA






Por Carmen Muñoz de González
Villa de Cura, estado Aragua

    La vida tranquila, apacible, sosegada de los pueblos -y no de hace mucho tiempo atrás- tenía encantos tan sencillos como el asomarse a  la ventana de la casa.  Era como un entretenimiento en las tardes, arregladitos los niños eran asomados en la ventana a distraerse con el que pasaba, a jugar  con otro niño del lado afuera, a platicar la madre con otra señora o la joven de la casa a coquetear con algún caballero que le había puesto el ojo. 

    Todas las casas tenían ventanas grandes, de puertas de dos hojas de madera, claro está que se abrían con facilidad.  No de hierro y vidrio como las de ahora que son simples adornos.  La ventana era como algo mágico, allí la gente se informaba de todo y hasta había los cuentos de terror como el de aquellas dos señoritas viejas cual verdaderas espías: 
       uoa noche fría y húmeda del mes de octubre, por estar fizgoneando a una vecinita , se les pararon enfrente unas damas, les dejaron un paquetito y agradecieron su bondad por cuidárselo asegurando que a la mañana siguiente pasarían por él.  Al amanecer a las dos señoritas viejas las mataba la curiosidad y al registrar encontraron unos huesos de muerto.  Decían que eran las mismas ánimas que se los habían dejado para asustarlas  y  que ya no estuvieran viendo la vida ajena.

      Hoy en día no hay qué asustar a nadie de esa forma porque cada quien vive como quiere y ya no quedan en mi pueblo casas grandes y espaciosas con ventanas señoriales, el progreso acaba con todo y ellas no escapan al mismo.

Sitio web de la imagen: http://proyectoartemerida.files.wordpress.com/2009/06/clip_image00219.jpg?w=655



COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:

NOTA: Los siguientes comentarios fueron hechos en el blog www.desdevilladecura.blogspot.com cuando este artículo fue publicado allí, antes que la Prof. Carmencita tuviera su propio blog.  Nos pareció conveniente copiarlos aquí porque enriquecen el relato.

De: Lucy Alejos
23 de julio de 2013 05:27
Lindo artículo... Viví en Villa de Cura muchos años... Y la fachada de mi casa era muy parecida a la de la foto... A través de esa ventana, veía a hurtadillas a mi amor platónico, mi amor eterno pero imposible... Que recuerdos tan bellos!!!... Gracias por tan precioso artículo, que pudo traer tantas remembranzas a mi mente... Feliz día y felicitaciones por su blog!!!


De: Voz de Villa de Cura
24 de julio de 2013 07:37
Saludos, Lucy. En nombre de la profesora Carmen Muñoz, frecuente colaboradora en esta página y en el mío propio te damos las gracias por leernos, comunicarte y por tus lindas palabras que enriquecen el escrito publicado. Por acá estamos a la orden cuando también quieras compartir tus recuerdos, foptografìas, poemas, artìculos y todo lo que pueda ser enriquecedor para nuestros lectores.
Dios te bendiga. Un abrazo fraterno.


De: JOSE H. BARRIOS ESAÁ
9:43 a.m., octubre 04, 2013
HERMOSA DESCRIPCIÓN DE LOS VENTANALES DE NUESTROS PUEBLOS DE ANTAÑO; CON LA CONSABIDA AÑORANZA DE TIEMPOS PASADOS, A VECES NO TAN ALEGRES, AUNQUE NO NECESARIAMENTE TRISTES. ASIMISMO INTERESANTE Y CASI CÓMICO EL RELATO ACERCA DE LAS DOS SEÑORITAS VIEJAS, CLARO HABRÍA QUE PONERSE EN EL PELLEJO DE ELLAS, PARA NO REÍRSE DE LA SITUACIÓN.
FELICITACIONES, TANTO PARA LA PROFESORA CARMEN MUÑOZ, COMO PARA LOS RESPONSABLES DE ESTA PÁGINA.

De: Carmen Muñoz de González
1:35 p.m., octubre 20, 2013

Gracias, amigo José, por leernos, por comentarnos y por su felicitación que nos estimula a seguir colocando nuestro granito de arena para que nuestra historia local no se pierda en la memoria. Un abrazo fraterno.


EL RELOJ




Por Carmen Muñoz de González
Villa de Cura, estado Aragua

                     Pocas cosas simbólicas quedan ya en mi pueblo.  Es un afán de hacer desaparecer el ayer ¿Qué nos quedará en la memoria histórica? Un signo, un emblema, un recuerdo.  Las calles con sus nombres pintorescos, las esquinas haciendo alusión a algún negocio que funcionaba allí y era punto de referencia cuando alguien hacía mención:
la Esquina de la Casa de Cuadros o Puente Hierro y  - "Allá en la Esquina del Zamuro".

                   ¡Oh, Dios, qué tiempos! Así, a la entrada del pueblo, viniendo por la carretera
Cagua - La Villa, en una esquina de la bomba de gasolina que funcionaba allí estaba el Reloj de La Villa dando la bienvenida.

                   Alto, espigado, un "señor reloj" diciéndole a la gente  a qué hora había llegado al pueblo.  Tenía una propaganda alusiva a la venta de gasolina.  Debía ser Shell, Esso,
algún nombre de esas compañías extranjeras que tenían concesión aquí en el país.

               Ahora, en estos tiempos, la bomba existe todavía, allí está, en el mismo punto. Su misma función:  vender gasolina, pero con la diferencia que el viejo reloj que daba la bienvenida desapareció.  Allí hay ahora una lápida de mármol vacía, sin señalamiento alguno.

             Ojalá le colocaran una bella y majestuosa silla de montar a caballo en honor a los talabarteros encargados de ejecutar con esas manos prodigiosas nuestro emblema zamorano "La Silla de Montar" digna representación artesanal.

         El cuento del reloj (No el de la iglesia sino el de la entrada) se lo oí en plácida tertulia a mi buen amigo Rafael Pérez Silva, caballero de muy buena conversación y fiel defensor de las costumbres y tradiciones de los pueblos.

Sitio web de la imagen: http://paolapasquali.com/?p=919

domingo, 22 de septiembre de 2013

HISTORIA, SÓLO HISTORIA




















Por: Carmen Muñoz de González

     Estoy sentada en mi cátedra.  Mis alumnos esperan ansiosos por la clase y como magia me transporto a los recuerdos.  Sí, anegan mi mente, oigo las palabras de mi maestra Marta tan querida y recordada por mí.
Mujer insigne de un buen palabrerío.  Se pueden pasar horas interminables hablando con ella.  Su sabia experiencia, ya retirada de la enseñanza académica, pero queda en la más significativa: la de la vida.

     Hoy es 20 de febrero y como todos los años recordamos el comienzo de la Guerra de Federación conducida por el General Ezequiel Zamora, líder revolucionario que vivió en nuestro pueblo.

     ¡Ay! ¡Cómo desearía que los niños, los jóvenes, aprendieran esa historia como la maestra Marta la aprendió.  Se deleitaba, la vivía, paseaba por ella narrando:

     "-¡Qué valerosos aquellos hombres que, huyendo de la persecusión de Monteverde y de su Teniente Francisco Javier Cervériz,   se habían refugiado en la Isla de Trinidad, cuarenta y cinco jóvenes patriotas, entre ellos Santiago Mariño y Manuel Piar."

     O aquella diferencia que subrayaba:
     -"Entre Bóves y Morales no hay más que un paso.  Uno es José Tomás y el otro Tomás José".

     Pareciera que la historia no nos motivara.  Nuestra historia está llena de insignes hombres y mujeres que lucharon por un ideal, un sueño patriótico.  Hoy en día la lucha es dura: lucha de ideas, de conceptos, de modas, pero hay qué construir una sociedad mas igualitaria, armónica con la Naturaleza y con nosotros mismos.



Consuelo Fernandez



Ezequiel Zamora



Sitios web de las imágenes:


     


sábado, 21 de septiembre de 2013

TRINA LINERO DE ALBERT



Por: Carmencita Muñoz de González

Con pasos firmes, cortos y ligeros
caminaba Tinita Linero.
Mujer de convicción, de ideas le vieron
cantando anécdotas por sus correderos.
-Trinita, Trinita - Con amor le dijeron.
Atenta a los problemas estaba 
con manos sinceras.
-Admiradora de Fidel y Martí
su patria anhelaba conocer
como buena revolucionaria
del ideario diò a saber.
-Luchando contra el capitalismo
presa estuvo una vez
junto con Artur Linero, su hermano.
Celda compartió con él.
-Adiós, camarada Trinita,
con tus pinceles y paisajes
hablando de lo cotidiano y tribal,
luchando por una vida mejor,
con esperanza en tu corazón
y fuerza de verdad.



COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:


De: Carmen Herrera
10:34 p. m., diciembre 19, 2013
Trina Linero De Albert, gran mujer luchadora social , Madre , y espectacular Abuela, de ella nos quedaron muchas enseñanzas, educación, y mucho mas ..Mi Bella Abuela Trina.... @cjh12533



De: NINOSKA LINERO, HIJA DE ARTURO LINERO
11:45 p. m., diciembre 19, 2013
ALEGRIA DE LEER BELLO POEMA, A MI TIA TRINA LINERO, HERMANA DE ARTURO LINERO QUE JUNTO A SU HERMANOS LLEVARON SANGRE REVOLUCIONARIA, DEJADAS EN SUS HIJOS SIGAN PUBLICANDO PARA ALEGRARNOS NUESTRAS ALMAS, SIEMPRE LUCHARON, POR EL BIENESTAR SOCIAL

 De: Carmen Muñoz de González 
11:59 a. m., febrero 07, 2014

Amigas Carmen y Ninoska, me alegra hayan leido este poema que hice con mucho cariño para mi buena amiga Trina, alguien que debe ser recordado siempre. Esa mujer fue combatiente en una época en que nadie se alzaba y ella era movida por ideales de justicia social. Este escrito es mi humilde aporte para que las nuevas generaciones sepan de ella. Gracias por leerme. Un abrazo.

PARAFRASEANDO


Por: Carmen Muñoz de González

Parafraseando las mismas frases del ayer,
las mismas ideas de siempre.
El hombre un vil juez decadente
no se cansa de ver
el  lado oscuro de las cosas.
Se enferma de envidia.
Es una enfermedad
que roe los huesos.
Le perturban las cosas del otro.
No hay derecho,
ni menos a ser feliz.
Es un privilegio negado.
Siempre saca el lado oscuro
de las cosas.
Hombre mortal,
no has entendido
tu misión en la historia de la vida.
No viniste a juzgar
sino a ayudar al prójimo.
Cuando tengas qué rendir
las cuentas de tu vida
en el Tribunal Supremo.
Eleva tu espíritu,
esfuérzate por ser mejor,
haz el bien y no mires a quién.
Si te llaman atiende,
siempre sigue adelante.
No necesitas pies para caminar
sino alas para volar.




GUAICAIPURO

Por: Carmen Muñoz de González

Valiente guerrero venezolano
de la tribu Caribe.
Luchaste contra el enemigo
con fiera arrogancia.
No te dabas por vencido.
Lanza en mano, grito de lucha.
Enfrentaste al español
como lobo feroz
a mordidas y dentazo.
Fuiste  muerto a mansalva.
No doblegaron tu espíritu
y con tu penacho de  plumas
airoso bates al viento
en señal de rebeldía.
Gran Cacique Venezolano
de la Resistencia Indígena.


ARNALDO ÁLVAREZ


Por: Carmen Muñoz de González

Fue Don Arnaldo
hombre de bien
que tomó mi pueblo
como tierra de él.

Patriarca famoso
venido de Camaguán
funda familia y amigos
con fervor a la vez.

Practicante de los Principios de Dios
tuvo existencia de alegría.
Caballero gentil y trabajador.
Amigo sincero él.

Ya cumplió su mandato terrenal
y ahora, como en el séptimo día,
descansa junto al
Gran Arquitecto del Universo
en franca masonería.


COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:

De: Luis Utrera
Hora: 7:26 p.m.
Fecha:  septiembre 21, 2013
SEGÚN ME CUENTA MI MAMÁ, CARMEN GÓMEZ DE UTRERA, EN MUCHAS DE SUS CONVERSACIONES CON LA SEÑORA LUCILA, ESPOSA DEL SEÑOR ARNALDO, ÉSTA LE LLEGÓ A COMENTAR: "ARNALDO ES EL HOMBRE MAS CABALLERO DE ESTE MUNDO. JAMÁS ME HA LEVANTADO LA VOZ Y MUCHO MENOS ME HA OFENDIDO JAMÁS. SIEMPRE ES AMABLE Y CORTÉS CONMIGO Y SIEMPRE ME BRINDA UNA SONRISA CARGADA DE AMOR. DIOS LO TENGA EN SU GLORIA Y QUE TRASCIENDA SU BELLEZA HUMANA A TODA LA HUMANIDAD. LUIS UTRERA.

Respuesta de: Carmen Muñoz de González
5:36 p.m., septiembre 26, 2013

Gracias por leer la página y recordar a este persona demostrando alta estima. Gracias también por sus comentarios que enriquecen lo publicado. Dios le bendiga.
*******************************************************************************


De: Anónimo
Hora:10:30 p.m.
Fecha: septiembre 21, 2013
Me gustaria escribieras sobre la señorita Froila Salvatierra,señora que fue encargada largos años de de la Biblioteca Pública de Villa de Cura cuando funcionaba en el Concejo Municipal de Villa de Cura, y su gran amiga que hacia los caramelos de papelon ¡¡¡¡¡¡¡

Respuesta de: Carmen Muñoz de González
5:38 p.m., septiembre 26, 2013

Gracias por leer la página. Estaré pendiente para investigar sobre la señorita Froila y prepararme para responder su solicitud. También acerca de la Sra. Rosa, su amiga.



LEYDA Y MILAGROS














Por: Carmen Muñoz de González

     Uno de los buenos placeres de la vida es el comer.  Todo acontecimiento gira en torno a la mesa ¡Benditos alimentos!  Y mis amigas, las Naranjo, son excepcionales en el arte culinario.  Nunca están cansadas, al contrario, dispuestas siempre con alegría a la elaboración de los platos que con tanto esmero van a degustar sus comensales.

     No dejan pasar un acontecimiento en sus vida familiar, pero, eso sí, a saborear las exquisiteces que han  preparado y les encanta compartir.  Nada rebuscado: platos apetecibles de la comida típica venezolana, pero con un sazón que sube el ánimo de cualquier paladar.

     Yo las admiro por su dedicación a la cocina ¡Que es tan especial!  Su gran satisfacción:  El compartir un bocadito ¡Y qué bocado!

     Bueno, como dijera María: "-Eso queda bien porque el primer invitado es Dios"

Sitio web de las imágenes: http://comidatipicadevenezuela.blogspot.com/

   

viernes, 20 de septiembre de 2013

LOS RATONCITOS DE BIBLIOTECA




Por: Carmen Muñoz de González
Dedicado al Club Infantil de Lectura de la
Biblioteca Pública Ezequiel Zamora
"Ratoncitos de Biblioteca"
y a Fanny Rebolledo y Marcos Montesinos sus facilitadores.






Todos debemos avanzar hacia una
explosión masiva del conocimiento
 
 
                                  Hugo Chávez Frías
 
 


Cual ratoncitos habilidosos
sapientes del saber
van los niños por doquier
en la Biblioteca Ezequiel.

Leen un cuento por aquí,
otro por allá.
Escriben sus aventuras,
es el club de las lecturas.

De la mano de Fanny
se involucran en el saber
y ella, cual sabia maga,
guía sus aventuras de leer.

Los niños con su algarabía
por los pasillos de la casona
van con alegría
creando sus propios cuentos
en el descubrir de hechos
reales e imaginarios
al obtener conocimientos
a través de los libros
¡La lectura su vocabulario enriquece!


















La Lic. Yéxica Méndez, encargada de la Biblioteca
y el Prof. Marcos Montesinos, gran colaborador de la misma.




 


 
 
 
 
 
 
Fanny Rebolledo, encargada de la Sala Infantil
de la Biblioteca Pública Ezequiel Zamora y de los
Ratoncitos de Biblioteca





















El cultor popular y profesor
Marcos Montesinos guia también de los
Ratoncitos y su profesor de Ajedrez



























 
De izquierda a derecha:Yurmary Pino, encargada de la Sala de Ciencias
en la Biblioteca Pública Ezequiel Zamora y Carmen Muñoz de González
quien ideara el nombre de Ratoncitos de Biblioteca para el club de lectura


 














La prof. María Teresa Fuenmayor
y el prof. César Martinez en un ensayo de la obra
de teatro infantil "Yo quisiera ser"


sábado, 14 de septiembre de 2013

LO DE AYER NOS TRAE EL PRESENTE






Por: Carmen Muñoz
Villa de Cura, estado Aragua

                    Hay en nuestro pueblo un hombre venido de tierras lejanas con cámara fotográfica en mano.  Al tiempo tuvo un gran sueño: crear un museo que recogiese los íconos representativos de Villa de Cura.
                    Recopiló muchas escenas típicas del lugar, utensilios usados en otras épocas, cargados  de misticismo y añoranza ancestral.
                    Espacios alusivos al deporte, como ese gran equipo de beisbol, el Ayacucho Star, o ese cuadro de ánimas que había en la iglesia, al lado izquierdo y me atormentaba cuando yo estaba chiquita y me llevaban a Misa.
                   Desde una carreta hasta vitrolas, de faroles a piedras de moler, de máquinas de escribir a máquinas expendedoras de gasolina, de relojes de cuerda con su tic-tac hasta las famosas muñequitas de trapo de Doña Angélica de Utrera, la silla de afeitar de Don Inocencio Utrera -que es el nombre de nuestro museo y ahora le agregamos también el de Giuseppe Girlando para no menoscabar su gran empeño por resaltar  las tradiciones de esta gran ciudad, Villa de Cura.
                    El Museo está llegando a los 37 años de su fundación, abierto al público para enseñar a la nueva generación y como recordatorio a la vieja de los valores históricos que guardan tanta sabiduría ya que “Lo de ayer nos trae al presente”

                                                               ACRÓSTICO


Genial hombre
Interesado por la cultura
Raudal de conocimientos
Luz y salud para él.
Amante de patrimonio
Nunca se dio por vencido
                       pues vio realizado su sueño.
Démosle a él gratitud y
Optimismo a su tenacidad.

Sitio web de la imagen:http://www.avimont.com/museo_de_la_tradicion_inocencio_utrera

ODIO





Por Carmen Muñoz
Villa de Cura, estado Aragua

Odias a cualquiera
por no comulgar
con tus ideas.
Tu mirada te delata,
tus ojos resplandecen
del más bajo sentimiento
¡Cuánta amargura!
¡Cuánta miseria humana!
Somos libres de pensamientos,
de ideas, de opiniones,
de credo.
¿Qué nos conlleva a tal desprecio?
No somos altruistas, ni tenemos
la mas vaga idea.
Esperamos un mundo mejor
y el nuestro, nuestro interior,
no refleja sino odio,
desventura, maldad,
la más ruin de todas
las bajezas del ser humano:
odio y maldad.

Sitio web de la imagen: http://lamammas.wordpress.com/2009/10/11/recuerda/odio/


YO






Por: Carmen Muñoz
Villa de Cura, estado Aragua

Nadie sabe cómo me siento yo
sino yo misma.
Estoy sumergida en mis pensamientos
y transportada al mágico
mundo de las ideas.

Todo fluye,
nada concluye,
sólo mi yo interno.
Evoco mi mundo y
esto me recuerda que
no soy más que una idea
en el vasto universo
de mis pensamientos.

Sitio web de la imagen: http://poemas.panikenet.com/j/jess_moreno/el_pensamiento.htm


¡OH, MUNDO!







Por Carmen Muñoz
Villa de Cura, estado Aragua

Cuánta tristeza o alegría,
cuánto pesar o presunción.
Cuántas relaciones erradas o
simplemente espacios vacíos.
¿Qué nos separa?
Lo mismo de siempre
¿Qué nos hace cambiar?
Las vicisitudes de la vida.
Todo se sumerge en la nada,
no hay tiempo para dar.
Sólo competimos hoy,
el ayer quedó atrás
y el futuro es incierto.
Pobre hombre,
la muerte te espera
y no logras saciar el camino
en vez de buscar tu meta espiritual.

Sitio web de la imagen: http://lioncor.wordpress.com/2011/06/20/dios-le-tenga-en-su-gloria/cielo-y-nubes-01/

viernes, 30 de agosto de 2013

EL HOMBRE DE LOS PIES DESCALZOS

Por: Carmen Muñoz de Gonzalez
Villa de Cura, estado Aragua, Venezuela






Recordando.

            Hay pueblos cargados de tradición, de saberes populares, de misticismo mágico que envuelve a sus habitantes en los más dulces recuerdos o de asombro. Aquí estoy, sentada en mi poltrona. Oigo a lo lejos las campanas de la iglesia que llaman a Misa.  Están dando el segundo toque y allí asoma a mi mente el cuento de Lucio Pata de Turca.  Como por obra de magia me interno en mis pensamientos y oigo el relato de ese buen hombre y el peculiar oficio que solía desempeñar en el pueblo.
           Muchas veces los personajes se mezclan con el bullicio de la gente  y este es el caso de Lucio.  Hombre de contextura fuerte, fornido, color ébano, de pasos firmes, solitario en su andar.  Con ese caminar triste y desolado, con sus enormes pies descalzos.  Evocando las penas del alma.  Arrastrando un no sé qué en sus ojos fijos.
          Parece un coloso imitando a los dioses griegos, semidioses realizando las más célebres hazañas en el Olimpo de la vida.
          Hace su recorrido siempre igual: la misma calle, el mismo paso, para irse a descansar en algún zaguán al frescor de la tarde en las calles solariegas, llenas de muchachos que acuden al pregón del que vende su dulcería para la rica merienda.  Granjería criolla del ayer.
          A pesar de andar descalzo, con aquellos pies curtidos por el tiempo, agrietados y polvorientos, que ya habían hecho callo natural para protegerse de lo árido del suelo, usaba paltó.  Pantalón arremangado hasta la canilla dejando ver su más preciado tesoro...¡Sus pies descalzos!
         Tenía un oficio excepcional: llevaba a cuestas los pobres de solemnidad que morían en el único hospital regentado por monjas.  él era como una carroza fúnebre ambulante.  Al fallecer alguien, inmediatamente enviaban un emisario a buscar a Lucio Pata de Turca.  Él, muy respetuoso y fiel cumplidor de su trabajo, se preparaba para la ejecución del mismo.  Montaba al finado a cuestas y derechito emprendía su caminata.  Al pasar por la Plaza Bolívar, a un costadito, en un banquito, colocaba la urna y con el más sabio ritual, sacaba su carterita de aguardiente - pago anticipado de su trabajo - y jalaba un trago para agarrar fuerzas hasta la última parada, la parada final: el Camposanto Municipal.  Allí estaba lista la fosa, pues como dice el proverbio: tierra somos y en tierra nos convertimos.  Echaba el cadaver en la sepultura y pa'trás con la famosa urna de la caridad, tétrica, cubierta con fina tela de gamuza, a entregarla en espera de un nuevo encargo.
¡Dios nos libre!  Tiempos que no volverán
(Cuentos de mi pueblo)

COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:
De: Juan Francisco Lara
5:49 p.m., agosto 30, 2013

Muy bueno Carmen .Te lo dice alguien que escribe cuentos.


De: Carmen Muñoz de González
5:44 p.m., septiembre 26, 2013
Saludos, poeta, agradecida de que alguien como usted se digne leer mis humildes letras. Espero continúe leyendo esta página que escribo con cariño. Gracias por dejar su huella hecha comentario.

Sitio web de la imagen: http://es.123rf.com/photo_10447969_cerca-de-los-pies-descalzos.html

DON PEDRO


                  


   Por: Carmen Muñoz de González
      Villa de Cura, estado Aragua, Venezuela


                                                    


     Don Pedro paseaba las calles del pueblo en su bicicleta de reparto tocando la bocina -pum, pum, pum-
para anunciar su venta: ¡Chicha!

     Todos estábamos pendientes y, al oir el sonido de la misma, rapidito salíamos a la puerta de la casa a comprarcon la jarrita  de peltre blanco con flores azules  y rosadas -un poquito pelada de un lado, por lo que dejaba ver la conchita negra interna donde iba el pedacito de peltre perdido-.

     Él -serio, con su sombrero y sus lentes- despachaba el pedido: la rica y sabrosa chicha que completaría la comida del almuerzo.

     Don Pedro pasó mas de cuarenta años en ese mismo recorrido, ganándose honradamente el sustento diario de su familia y deleitando a los ansiosos compradores con la nutritiva chicha pura de arroz.

     Vestía siempre una bata blanca abotonada de un lado como un emblema de aseo y honestidad. Siempre limpio.  Colgando de un lado del manubrio de la bicicleta llevaba siempre colgando una bolsita colgando para aquel que allí pudiera botar el vaso quien se tomara su  chicha en alguna esquina donde se hubiera estacionado Don Pedro, colaborando de esta forma en que no hubiera rastros de suciedad en el pueblo.

     Hace muchos años que no se oye su bocina por las calles de Villa de Cura y ahora la chicha la venden en un “chichamovil” a motor, producida en serie y sin aquel toque especial que daba el sabor casero de antaño.

     Don Pedro forma parte del pasado reciente de Villa de Cura, siendo uno de sus “Personajes del Ayer”.





Sitio web de la imagen: https://www.facebook.com/pages/Club-Potosino-de-Bicicletas-Antiguas/186403004754419?directed_target_id=0

lunes, 26 de agosto de 2013

¡QUÉ VILLACURANA!

Por: Carmen Muñoz de Gonzalez
Villa de Cura, estado Aragua

           La bella Consuelito, sentada en el pollo de su ventana, abanico en mano, deja ver su linda cara al tropel de caballos que pasan frente a su casa.  En una esquina, la negra Melicia, de blanco traje y trapo en mano, espanta a los animalitos que osan posarse en sus dulces:  apetitosos temblones y caramelos de papelón.  Se oye el rumor : «Ha llegado al pueblo el comandante de la guarnición.  Nada más y nada menos que el terrible jefe realista Pérez»
           Pasa un muchacho zagaletón de refilón y la dulce y bella Consuelito lo interpela:
-»¡Muchacho! ¿Qué alboroto es ese?»
- «Na, señorita, llegó un jefe y ta al mando del pueblo».
          Con el mas fiel sigilo cierra la ventana y se dirige hacia dentro de la casa. Su padre, Don Evaristo, y sus hermanos, están reunidos con otros señores en la estancia de la casa.  Hablan de la guerra de independencia.  Ya por las venas de muchos jóvenes de bien corre la llama de la libertad.  Muchos se han incorporado  a las filas patriotas y los hermanos de Consuelito no escapan a la idea.
          Llega a la puerta y oye a su padre: «-Hay qué obrar por la causa, dar el todo por el todo, no se aguanta más tanta injusticia».
         Consuelito alerta a su padre: 
         - «Ha llegado ya el jefe de la guarnición». 
        Todos, llenos de asombro, se miran a las caras:
         -» Oh, mi Dios»
        Pasan unos días bajo las normas estrictas de la sociedad.  Invitan a una velada para conocer a las personas importantes del pueblo, para que den ayuda a la causa, en este caso, la realista.
        Llega el día pautado, la gran velada.  Ella envuelta con un fino romantón, con aquellos ojos negros, grandes, de mirada serena, labios delineados con el pincel más exacto, tez blanca como la porcelana, suave andar altivo, altanero.  Entra Consuelito a la sala y todas las miradas recaen sobre ella, pero en especial la del capitán Pérez.  Se ha impresionado tanto ante tal belleza que no deja de galantearla toda la noche.  Todo transcurre bajo las luces de las lámparas y enmarcado por el sonido del violín magistralmente interpretado por un aldeano.
          Pasado un tiempito, ya sus hermanos se han unido a las filas de José Félix Ribas.  La familia ha vendido muchas cosas de valor, sobre todo las alhajas, para ayudar a la guerra de independencia.
          Consuelito mantiene una buena relación amistosa con el capitán, haciéndole carantoñas al mismo para saber del movimiento de la tropa realista.  Tiene buena información y decide enviarla al hermano que se encuentra en La Victoria, pero, por esos azares de la vida, el mensajero es interceptado y el mensaje no llega a feliz término.  Su padre y ella son apresados, puestos prisioneros a la orden de aquel que la recitaba la más ferviente oración de amor.  Ahora es su verdugo:
-»Desiste de la causa y recibirán la libertad tú y tu padre».
            Pero ese espíritu de  índole arrogante y aguerrida que suelen tener las mujeres prefiere el mas terrible escarnio que osar doblegarse ante el yugo español. 
          Al rechazar la propuesta y mantenerse fiel a su ideal: la patria, son vilmente ajusticiados, ella y su padre, en la plaza mayor del pueblo el 10 de febrero de 1814.  Como único testigo de su valentía, su gran y único amor: la libertad de Venezuela.
          Ejemplo heroico de gallardía villacurana en los albores de la libertad es Consuelo Fernandez, digna mujer aguerrida y virtuosa cual blanca flor del más puro amor.  Leal a sus principios es y será en estos tiempos revolucionarios igual que antes: blasón y prestigio de valentía y templanza de mujer.

Sitio web de la imagen: http://www.venezuelatuya.com/biografias/heroinas.htm