miércoles, 14 de junio de 2017

EL PLAÑIDERO MAYOR


Por: Carmen Muñoz de Gonález

La cultura de las plañideras es muy antigua. A las que se les pagaba por llorar en el entierro de una persona. Aquí en Villa de Cura hubo un muchacho (Aníbal)  que acompañaba los entierros y lloraba, lloraba al lado del féretro.  Este joven siempre deambulando por las calles, sano él, sin malicia. Todo el pueblo lo quería. Se le saludaba con estima: "-¡Epa, Aníbal !

Arrastrando las pesadas cadenas de la vida, sin hacerle daño a nadie, sólo su plañido lastimero asimplado en aquel entierro que solía acompañar desde la salida de la iglesia hasta el cementerio.

Hubo una importante diferencia entre Aníbal y las plañideras profesionales: él nunca cobró por llorar a un difunto. Ahora solo su sollozo campechano queda en el viento  y su recuerdo en quienes le conocieron.


Foto: Revista Expresión No.28. Cortesía del coleccionista Elio Martinez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Hola, gracias por leerme, me encantaría también conocer tu opinión sobre lo leido y tus sugerencias para mejorar. Un abrazo fraterno desde Villa de Cura "La Atenas del Llano", estado Aragua, Venezuela.