sábado, 6 de diciembre de 2014

HABLAR DE HÉCTOR “CASUNGA” LOMBANO ES HABLAR DE NAVIDAD

En la foto con su hija la Licda. Lilian Lombano


PARTE DE LA BIOGRAFIA DE UN PADRE HUMILDE Y TRABAJADOR. TODA UNA VIDA
HÉCTOR ANTONIO CASUNGA LOMBANO

Por: Carmen Muñoz de Gonzalez

Héctor Antonio Lombano, popularmente conocido como Casunga nace el 18 de septiembre de 1940.  Su madre: Teodora Lombano, mujer ejemplar, trabajaba en casas de familia haciendo mandados, barriendo, lavando, cocinando, planchando y hasta cuidando niños. Tuvo siete hijos que llevan por nombre: Rafael Antonio, José Augusto, María Soledad (Isolna), Rosa María (Dorita), Alí Ramón, Aída Ester  y  Héctor Antonio.

Practicamente no conoció a su padre,  Antonio Bolivar, de profesión albañil y conuquero, ya que este muere en el año 1943 contando Casunga apenas con tres años para la época.

Sus primeros estudios los realizó en la escuela estadal Barranquilla, via Corocito.  Su maestra fue Isabelita (Isabel Rodriguez), de la calle Páez, quien aun vive aunque se encuentra enferma.
Utilizó libros de primero, segundo y tercer grado, no dejando de hojear el libro Mantilla 

y el de Juan Camejo titulado Abajo Cadenas.  Se vio en la obligación - al igual que el resto de sus hermanos- de abandonar sus estudios para ayudar economicamente a la autora de sus días.

Fue limpiabotas, cargó bolsas en el Mercado Libre Municipal, anduvo recogiendo limosna con un cieguito llamado Antonio Pantoja Palumbo.  Trabajó también en albañilería, vendió helados, fue bodeguero, trabajó en varias haciendas de los campos como El Tamarindo, Casupito, La Mejada, La Virginia, El Cortijo,  Corocito y Montero entre otras, al lado de su buen amigo Miguel Alayón.

A los seis años comienza su inquietud por las parrandas y comienza haciendo unos instrumentos musicales muchacheros: unas maracas de perolas de m{ucura (los capachos eran granos de maíz), dos tambores: uno para el furruco y otro parala tambora,elaborados ambos de potes de cartón de Avena Quaker, una charrasca de bambú y otra de hierro, un chineco de chapas, un farol de papel celofán, un cuatro hecho de una perola de aceite  El Rey con el mástil de madera y las cuerdas de alambre.

Años después, ya con un poco mas de experiencia y con instrumentos propios y bien organizados conforma una parranda llamada  La Flor de la Represa de la cual fue director y cuya actividad se extendió por 20 años. Todos los años organizaba un festival navideño para los niños de familias de escasos recursos económicos.

También es narrador deportivo de bolas criollas, beisbol, softbol, pelotita de goma, chapita y bingo.Animador de espectáculos culturales y religiosos, locutor de radio en Zamoranos 94.7 fm. 

Concluyo esta breve reseña con palabras del mismo Casunga:

Como decían nuestros padres "le echamos palo a todo mogote", soy un utiliti de la vida, no he desperdiciado nada.

COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:

De: BERNARDO JOSÉ RIVAS 
5:20 a. m., enero 19, 2015

Hector Lombano es todo un personaje. Tuve la oportunidad de entrevistarlo en radio Rumbos 570 hace unos años en oportunidad de su cumpleaños. Saludos para èl y su familia.



1 comentario:

  1. Hector Lomabano es todo un personaje. Tuve la oportunidad de entrevistarlo en radio Rumbos 570 hace unos años en oportunidad de su cumpleaños. Saludos para èl y su familia.

    ResponderEliminar

Hola, gracias por leerme, me encantaría también conocer tu opinión sobre lo leido y tus sugerencias para mejorar. Un abrazo fraterno desde Villa de Cura "La Atenas del Llano", estado Aragua, Venezuela.