domingo, 11 de diciembre de 2016

ENTRE MÚSICOS TE VEAS



Por: Carmen Muñoz de Gonzalez

Para un toque que debían dar en el pueblo faltaba un músico que a última hora no se presentó.  El encargado de la música era Don Víctor Ángel Hernández con su agrupación.  La misma había salido de la Escuela de Música Juan José Landaeta, la cual Don Víctor había formado con los muchachos del pueblo.

Uno de los integrantes de la agrupación, ante la emergencia, le dijo rápidamente:
-“Maestro, allí vi a mi primo, y como es sólo el tambor, lo que tiene qué tocar se lo puedo enseñar en un dos por tres”

Se llamó al joven, le dieron la pauta que era que al mover a un lado la cabeza el director era la seña para dar el golpe al tambor.

Muchacho al fin aceptó contento el trabajo pero al final del toque, Don Víctor le dice al que lo buscó:
-“Mira, dale este cachete y no vuelvas a buscarlo”

Pero, como siempre hay un pero, el “músico improvisado” que estaba cerca entendió fue que le iban a dar una cachetada y salió corriendo calle abajo asustado, sólo dejó el rastro del polvo de las alpargatas.

Les recuerdo que en esa época se le decía “cachete” a la moneda de cinco bolívares, cantidad que en ese tiempo era bastante.

El mozo no sería invitado de nuevo ya que había demostrado no tener oído musical, ya que el tambor también tiene su encanto y él ni tan siquiera era devoto de Santa Cecilia, la Patrona de los Músicos.

Sitio web de la imagen: http://www.artelista.com/obra/4147899875028789-tamborero.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Hola, gracias por leerme, me encantaría también conocer tu opinión sobre lo leido y tus sugerencias para mejorar. Un abrazo fraterno desde Villa de Cura "La Atenas del Llano", estado Aragua, Venezuela.