lunes, 8 de agosto de 2016

A LA MEMORIA DE LA YEN

Foto del 3-8-1971

Por: Carmen Muñoz de Gonzalez
Villa de Cura, estado Aragua, República Bolivariana de Venezuela



Cuando murió en un trágico accidente automovilístico mi comadre Eyéndira la Yen triste mañana calurosa del tres de mayo, domingo, y, por cierto, Día de la Cruz de Mayo, nos sorprendió su abrumadora muerte, como todo deceso  y aun mas por ser de un familiar tan querido.

En lo que vi salir el féretro hacia la capilla velatoria, cerrado, me vino su imagen a la mente: sonriente, alegre, espontánea, último recuerdo de todo aquel que pasaría por allí a decir sus condolencias, pero la vida nos da sorpresas.

Ahora mucho más joven que nosotras, porque ella y yo éramos contemporáneas, seis meses nada mas de diferencia, lo cual siempre recalqué que eran seis años y no meses y ella con chispeante risa contestaba:
- Sí, Luis, ja,ja,ja.

Me tropiezo con ese mismo tipo de personalidad.  Está mi ami Yelitza. Así como ella: jovial, dicharachera, elocuente, risueña y , sobre todo, servicial, atenta con uno, “echá pa’lante” para ayudar.

Dos figuras, dos situaciones, dos tiempos: pasado y presente, que se juntan para darte una enseñanza o recordarte que la ida va y viene  y a veces nos tropezamos con la misma piedra para superar las cosas aprendidas, valorizar y no volver a cometer los mismos errores pasados o decirle muchas veces a la persona en vida: Te quiero, me haces falta.  Porque cuando llega el momento somos arrebatados y aquí dejamos todo.
Aprender a vivir sin juzgar a nadie y tener nuestra conciencia tranquila.  

El paso por esta vida para la Yen fue pequeño en tiempo pero grande en servicio.



COMENTARIOS:

HECTOR RUBEN YANEZ11:08 p.m., agosto 11, 2016
Siempre alegre amiga de mi padre, la Yen le reclamaba cuando no les visitábamos.

MILAGRO RAFAELA ALMENAR DE PEREZ5:12 p.m., agosto 11, 2016
Qué lindo es recordar a quien nos regaló tanto en este plano... Asi fue la Yen, mujer servicial, dicharachera, llena de amor al prójimo y con una enorme convicción a la ayuda de quien la necesitara... Pero es así, en oportunidades la vida nos da malas jugadas... Gracias, Carmencita, amiga, por recordarla siempre, fuiste mas que su comadre, fuiste su hermana... Hoy, sus hijos son nuestros hijos, sus nietos son nuestros nietos, y se que ella, la Yen, lo disfruta desde el lugar en que Dios la tenga. Estoy segura que descansa en paz...

2 comentarios:

  1. Que lindo es recordar a quien nos regalo tanto en este plano... Asi fue la Yen, mujer servicial, dicharachera, llena de amor al projimo y con una enorme convicción a la ayuda de quien la necesitara... Pero es así, en oportunidades la vida no da malas jugadas... Gracias, Carmencita, amiga, por recordarla siempre, fuiste mas que su comadre, fuiste su hermana... Hoy, sus hijos son nuestros hijos, sus nietos son nuestros nietos, y se que ella, la Yen, lo disfruta desde el lugar en que Dios la tenga. Estoy segura que descansa en paz...

    ResponderEliminar
  2. Siempre alegre amiga de mi padre, layen le reclamaba cuando no les visitabamos.

    ResponderEliminar

Hola, gracias por leerme, me encantaría también conocer tu opinión sobre lo leido y tus sugerencias para mejorar. Un abrazo fraterno desde Villa de Cura "La Atenas del Llano", estado Aragua, Venezuela.